Llevo unos días pensando en comprar una bicicleta a mi hijo pequeño de 2 años. Después de dar mil vueltas y mirar cientos de bicicletas infantiles he barajado la posibilidad de construirla yo mismo, pero he de reconocer que la madera no es el material con el que más cómodo me siento.

Tengo muchas ganas de empezar compartir la afición de la bici con mi pequeño y estoy deseando que llegue el día en el que podamos compartir salidas juntos. Mientras he decidido a escribir un post, para intentar ayudar a todos los papis que nos encanta la bici y, por supuesto, queremos la mejor para nuestro hijo.

DEMASIADOS TIPOS DE BICICLETAS INFANTILES

He de reconocer que la oferta que hay actualmente en el mercado es muy amplia y variada. Hay de madera y de aluminio, con pedales y sin pedales, con frenos y sin frenos,… pero después de mirar y mirar me decanto por las de madera, especialmente por su estética. Entre tanta diversidad de bicicletas es difícil identificar que componente o característica debe incorporar una bicicleta para que los niños puedan disfrutar de forma segura.

Yo aconsejo encarecidamente  que exploremos un poquito el mercado, que indagemos en internet y en foros para intentar acertar en la elección de la primera bicicleta de nuestro peque.

De las diferentes opciones que más me gustan creo que me voy a decantar por las bicicletas infantiles de Roda Iberia. He estado indagando mucho sobre la calidad y la funcionalidad de estas bicicletas para niños y creo que esta marca es la que mejor se adapta a mis exigencias.

En su web tienen unos artículos muy interesantes sobre las características de las bicicletas infantiles. Mencionan todos los componentes que deben llevar las bicicletas de aprendizaje para que nuestros hijos desarrollen de forma segura el equilibrio y tengan una transición, garantizada y rápida, a las bicicletas con pedales.Maria con su primera bicicleta infantil

ESCOGER LA BICICLETA CORRECTA ES NUESTRA RESPONSABILIDAD

Aprender a andar en bicicleta es una de las lecciones de la infancia que es muy importante tanto para los niños como para sus padres. Pero, debido a las habilidades de coordinación necesarias para equilibrar adecuadamente la bicicleta, el uso de ruedas de entrenamiento se ha convertido en algo común. Sin embargo, las ruedas de entrenamiento a menudo dan a los niños una falsa sensación de seguridad, lo que puede hacer que el proceso de transición a una bicicleta tradicional frustrante para los padres y los niños.

Enseñar a nuestros hijos a montar una bicicleta infantil es responsabilidad de los padres. He escuchado a muchos padres decir que la mejor manera de enseñar a tu hijo a montar en bicicletas infantiles es tan sencillo como ponerle unas ruedas de apoyo hasta que el niño empiece a conducir sin pedales. En esta cuestión discrepo abiertamente, considero que las ruedas de apoyo solo benefician a la tranquilidad de los padres, porque les permite, en cierto grado, despreocuparse de que el niño sufra alguna caída mientras monta en bicicleta. Es cierto que estas ruedas hacen que el niño pueda practicar sin sufrir caídas, pero también crean una falsa sensación de seguridad que impide que pueda trabajar sus habilidades de coordinación necesarias para equilibrarse. Y esto acabará ocasionando una transición de la bicicleta tradicional a la bicicleta infantil frustrante para los pequeños.

Creo que muchos padres no somos conscientes que en la compra de bicicletas infantiles deberíamos ser más cuidadosos y no nos damos cuenta que a veces, con la buena intención de evitar que sufran daños lo que realmente hacemos es obstaculizar sus procesos de aprendizaje. Es importante que el objetivo de estas bicicletas es que el niño aprenda a montar en bicicleta y adquiera progresivamente las aptitudes que necesita para desarrollar el equilibrio y su condición física y mental.

QUE NOS OFRECEN ESTAS BICICLETAS DE MADERA

Las bicicletas de madera no tienen pedales ruedas de apoyo. Estas bicicletas infantiles pretenden que el niño trabaje el equilibrio de forma regular y que lo haga siempre con confianza y seguridad. El niño se desplaza siempre con los impulsos de sus piernas y va siempre circulando con la seguridad que le ofrece el apoyo de sus pies con el suelo. Al prescindir de pedales el niño se centra exclusivamente en el mantenimiento de la estabilidad de la bicicleta con el objetivo de poder conducir la bicicleta manteniéndose erguido durante toda la práctica.

Características:

  1. Asientos regulables adaptables a las diferentes etapas de crecimiento tan rápidas que el niño desarrolla a esta temprana edad.
  2. Están construidas para ser conducidas por niños muy pequeñitos. Se pueden conducir a partir de los 2 años para que el niño se vaya familiarizando con los conceptos básicos de estabilidad y equilibrio.
  3. Potencian la musculatura del niño de forma activa y ayuda a reforzar y desarrollar el sistema cardiovascular.
  4. Rápido desarrollo de habilidades psicomotrices y curva de aprendizaje rápida y fácil.

Todas estas caracterísiticaS provocan que el niño adquiera unas habilidades a nivel de coordinación que les facilita la transición de las bicicletas infantiles a las bicicicletas regulares de una forma muy rápida y cómoda. Con el uso de estas bicicletas los niños son capaces de conducir bicicletas convencionales de una forma muy fácil y divertida, evitando transiciones frustrantes y traumáticas.